El sector del porcino ibérico está aplicando la nueva normativa a ‘velocidad de crucero’. Y prueba de ello es que 150 industrias han solicitado incorporar producto en proceso de elaboración a la nueva clasificación, cosa que puede hacerse desde principios de marzo. Así lo afirmó ayer el director general de Industria Alimentario, Fernando José Burgaz, durante los ‘Diálogos del Cerdo Ibérico’ que Laboratorios Syva organizó ayer en Fregenal de la Sierra. Hizo un repaso de las principales características de las nuevas reglas de juego, destacando que en la vinculación de la montanera con el cerdo ibérico está la clave para la sostenibilidad del sector.

 

Entre las novedades de la norma subrayó la reducción de la carga ganadera máxima admisible en función del número de árboles y la superficie, la prohibición de etiquetados con imágenes erróneas, así como el reconocimiento del cerdo de cebo de campo, criado en condiciones de semilibertad, un modelo productivo muy extendido en Extremadura. Luis Bascuñán, director general de Laboratorios Syva, afirmó que los resultados de la nueva norma no se verán a corto plazo y recordó que se trata de un tema recurrente en todas las ediciones de ‘Diálogos’. Añadió que lo importante es el control de una norma cuyo objetivo es beneficiar a todos los implicados, desde el productor al consumidor final.